Español

Acción en Primera Línea

Acción_en_Primera_Línea

Acción en Primera Línea tiene como objetivo facilitar procesos para que las comunidades locales comprendan los riesgos y sus causas de base, y fortalezcan sus capacidades para afrontarlos por medio de una reflexión regular y del trabajo colaboración con otros.  

 

 



El desafío

Los resultados obtenidos de los monitoreos a gran escala sobre el progreso en la reducción del riesgo de desastres de Visión de Primera Línea, programa de la Red Global para la Reducción de Desastres (GNDR), demuestran que las pérdidas que afrontan las comunidades son, principalmente, el resultado de ‘desastres cotidianos’ recurrentes a pequeña escala, ocasionados por factores de riesgo sociales, económicos y políticos, así como medioambientales.

Los desastres cotidianos rara vez atraen la atención o la acción de agentes nacionales o internacionales. Se deja a las comunidades locales, que los entienden muy bien, afrontarlos a su manera.

Las evidencias de los estudios de casos llevados a cabo en el 2011 por Acción en Primera Línea (APL) demuestran que hay una capacidad local de enorme potencial para fortalecer la resiliencia.

El aprendizaje a partir del fortalecimiento de la resiliencia a nivel comunitario es la base de la resiliencia a todos los niveles.

Acción en Primera Línea

Acción en Primera Línea (APL) es una respuesta a esta realidad, concebida para potenciar las capacidades locales para la acción y aprendizaje ante los desastres cotidianos, fortaleciendo la resiliencia comunitaria. El programa permite que las organizaciones de la sociedad civil (OSC) y las comunidades:

  • Trabajen y aprendan juntas, comprendiendo las conmociones y tensiones que afectan su desarrollo.
  • Determinen planes de acción.
  • Identifiquen alianzas y recursos garantizados a nivel local.
  • Tomen medidas con base en las capacidades y recursos locales.
  • Aprendan de sus acciones con el fin de mantener el progreso y el fortalecimiento de la resiliencia.
  • Aprendan y compartan con otras comunidades participantes a fin de descubrir otras estrategias y acciones innovadoras y relevantes a nivel local.
  • Generen un espacio político y ejerzan influencia a través de sus alianzas, acciones y aprendizajes para incidir en las causas subyacentes a nivel nacional y global.

Este programa contrasta con gran parte del trabajo de los proyectos financiados que llevan a cabo las OSC, ya que está dedicado al fortalecimiento de las capacidades locales sin restricciones de tiempo y con independencia de la financiación y prioridades externas. El desarrollo de capacidades de acción sostenible y aprendizaje consolida el desarrollo sostenible local, fortalece gradualmente la resiliencia a las conmociones y tensiones de todo tipo, y también aporta información a las políticas locales, nacionales y mundiales en apoyo de esto.

APL es una iniciativa desarrollada en respuesta a la solicitud de los miembros de establecer una relación continua con las comunidades locales que participan en Visión de Primera Línea (VPL). Permite el seguimiento de la investigación llevada a cabo por Visión de Primera Línea (VPL).

Objetivos de APL

APL se involucra a tres niveles: dentro de las comunidades individuales en asociación con organizaciones de la sociedad civil y otras partes interesadas locales, entre las comunidades locales, y en la gobernanza local, nacional y mundial. Cuenta con tres objetivos relacionados con estos niveles:

  1. Posibilitar que las organizaciones de la sociedad civil y las comunidades locales trabajen conjuntamente en el fortalecimiento de la capacidad local y del liderazgo para fortalecer la resiliencia
  2. Posibilitar que las organizaciones de la sociedad civil y las comunidades locales aprendan y compartan entre ellas las acciones, estrategias e innovaciones que potencian la capacidad local para el fortalecimiento de la resiliencia
  3. Posibilitar que las organizaciones de la sociedad civil y las comunidades locales compartan el conocimiento y generen un espacio político para aportar información e influir en la gobernanza local, nacional y global para el fortalecimiento de la resiliencia

Metodología de APL

APL forma parte del programa Primera Línea (desarrollado a partir de VPL) de GNDR y es complementario a las actividades de ese programa. Los tres componentes de la metodología reflejan los tres objetivos de APL:

1. Potenciar la capacidad local para fortalecer la resiliencia

Elaborar ‘perfiles de resiliencia’, desarrollados y puestos a prueba como parte del programa Primera Línea, constituye la base de esto. Esta actividad consiste en una simple consulta participativa, que ha sido desarrollada y puesta a prueba para reunir datos exhaustivos sobre las experiencias locales ante las conmociones y tensiones, capacidades, limitaciones y aptitudes para lograr un cambio. La actividad participativa de elaboración de perfiles conduce a una consulta colaborativa y a un aprendizaje entre una OSC y la comunidad local, que define los planes de acción. Los agentes principales involucran a otras partes interesadas, identifican recursos, toman medidas y promueven la reflexión para aprender de sus acciones y progresos. A través de este proceso cíclico y continuo, las comunidades y las OSC potencian la capacidad local para el fortalecimiento de la resiliencia. Estos pasos se describen en las directrices de APL.

2. Aprender y compartir entre ellos las acciones, estrategias e innovaciones

A través de la participación en el programa APL, las organizaciones y las comunidades comparten acciones, aprendizajes y estudios de caso por medio de presentaciones en línea y reuniones por Skype, en el sitio web y en reuniones regionales. Todas estas instancias son facilitadas por el equipo de APL de GNDR. De esta manera, se generan oportunidades para el aprendizaje de acciones eficaces, estrategias e innovaciones a ser compartidas entre localidades, potenciando la capacidad local para el fortalecimiento de la resiliencia.

3. Compartir conocimientos y generar un espacio político que aporte información e influya en la gobernanza local, nacional y mundial

El aprendizaje y los estudios de caso reunidos y compartidos durante el programa APL se fundamentan en la metodología de elaboración de perfiles de resiliencia, que también constituyen la base de Primera Línea. El vasto aprendizaje cualitativo y los estudios de caso de APL complementan los perfiles de resiliencia a una escala mayor, las líneas de base y el monitoreo de Primera Línea, brindando experiencia práctica concreta y ejemplos de las oportunidades y limitaciones en el fortalecimiento de la resiliencia a nivel local, nacional y mundial, que son manifestados en el programa Primera Línea. Esto fortalece la capacidad de todo el programa para compartir conocimientos y generar un espacio político que aporte información e influya en la gobernanza local, nacional y global, abordando las causas subyacentes que afectan a las comunidades locales.

APL no es un proyecto lineal con un plazo determinado y prestaciones específicas, sino un proceso continuo que consiste en 3 componentes, tal como puede verse en el diagrama a continuación.

APL_espiral


Acción
: estos son procesos sociales continuos, iniciativas y eventos que generalmente tienen lugar en entornos donde personas con diferentes visiones del mundo y distintos niveles de poder e influencia se reúnen y participan (positiva o negativamente) en la acción.

Reflexión: el esfuerzo consciente para entender las conexiones y causas subyacentes entre personas, lugares y eventos, en tanto se relacionan con los riesgos a los que se enfrenta la comunidad. Sin reflexión, el aprendizaje es a menudo superficial y no conduce a un cambio en el pensamiento, el comportamiento y las actitudes.

Aprendizaje: el resultado de la acción y la reflexión. Es más que reunir conocimientos, ya que debe incluir emociones y cambiar la comprensión y las actitudes. Un buen aprendizaje conducirá, finalmente, a prácticas de cambio y se traducirá en enfoques eficaces sobre la RRD. El aprendizaje puede ser compartido.

Otros elementos clave para un proceso exitoso de APL son:

Facilitación
: el papel de las organizaciones de la sociedad civil (OSC) es apoyar y facilitar los procesos y el liderazgo locales. Las OSC pueden actuar como un estímulo exterior para la reflexión y el aprendizaje, generar un equilibrio de poder entre las influencias dentro de la comunidad, y construir puentes para quienes toman las decisiones, que no son accesibles a los líderes locales.

Alianzas
: el éxito de APL depende del crecimiento de alianzas con otras partes interesadas (empresas, políticos, pericia técnica) a nivel local, pero también más allá del entorno inmediato de la comunidad. Estas son importantes para la sostenibilidad de las actividades de la comunidad y para el fortalecimiento de la resiliencia.

La comunicación y la conexión habituales con otros participantes de APL, que también trabajen con las comunidades a nivel local, son importantes para el apoyo entre compañeros y el aprendizaje compartido. GNDR hace posible esta comunicación a través de servidores de listas de correo electrónico, llamadas regionales por Skype y reuniones personales ocasionales.

Burundi_Buterere

Georgia_Comunidad_Vaio

Indonesia_Comunidad_Gempol

 

Reflexión, Aprendizaje y Acción para fortalecer la resiliencia comunitaria

El ciclo repetitivo de reflexión, aprendizaje y acción tiene como resultado la consolidación del aprendizaje y de la acción, mientras que las comunidades refuerzan su confianza de que pueden trabajar conjuntamente y marcar una diferencia. Las comunidades pueden hacer, pero hasta cierto punto, y por lo general existen causas subyacentes más allá de su control, como las decisiones sobre los recursos, el uso de la tierra, el desarrollo agrícola, la construcción y otros asuntos, que están bajo el control de los gobiernos locales y nacionales y de las empresas.

Durante el proceso se reunirán informes de acción y aprendizaje de estudios de casos. Estos pueden utilizarse a nivel local pero también pueden compartirse con otros miembros de la red, con gobiernos locales y nacionales, y con instituciones internacionales. Esto le dará a los grupos locales la posibilidad de expresarse más allá de su propia localidad e influir en las causas subyacentes. Para más información sobre la metodología de APL, por favor haga clic aquí para consultar una nota conceptual desarrollada para el estudio piloto de APL llevado a cabo en el 2013.

Estudio piloto de APL 2013

El estudio piloto de APL se llevó a cabo en el 2013 con un número pequeño de miembros de GNDR para poner a prueba la teoría de la la reflexión, el aprendizaje y la acción. Este estudio piloto fue completado con éxito en enero del 2014, con un taller de evaluación y planificación en Ammán (Jordania). Para más información, por favor consulte este enlace.

APL 2014-2015

Tras el estudio piloto, más de 64 organizaciones de la sociedad civil (OSC) nacionales y locales, en 39 países alrededor del mundo, trabajarán en 53 comunidades en una amplia variedad de contextos geográficos, sociales, económicos y políticos. Todas examinarán los riesgos y amenazas que afrontan, al mismo tiempo que compartirán y aprenderán unas de otras sobre cómo enfrentarse y adaptarse a estos riesgos, y en última instancia, fortalecerán su resiliencia. Se facilita el proceso de APL a nivel regional a través de asesores de APL que cuentan con el apoyo de los Coordinadores de Desarrollo Regional de GNDR, y con la coordinación global de la oficina global de GNDR. APL recibe financiación de la Oficina de Asistencia para Desastres en el Extranjero de los EE.UU. (OFDA, por sus siglas en inglés) 


The Challenge

Findings from GNDR’s large scale assessments of progress in Disaster Risk Reduction – Views from the Frontline (VFL) show that losses faced by communities are primarily the result of small scale recurrent ‘everyday disasters’ resulting from social, economic and political as well as environmental risk factors.

Everyday disasters rarely attract the attention or action of national or international actors. Local communities who understand them very well are left to deal with them in their own way.

Evidence from Action at the Frontline (AFL) case studies conducted in 2011 shows that there is tremendous potential local capacity to build resilience.

The learning from resilience building at local community level is the foundation of resilience at all levels.

Action at the Frontline

Action at the Frontline (AFL) is a response to this reality, designed to strengthen local capacities for learning and action in the face of everyday disasters; building community resilience. The programme enables Civil Society Organisations (CSOs) and communities to:

  • Work and learn together; understanding shocks and stresses that impact their development, 
  • Shape plans of action,
  • Identify partnerships and resources secured locally,
  • Take action based on local capacities and resources.
  • Learn from their actions in order to sustain progress and build resilience.
  • Learn from and share with other participating communities to discover other innovative and relevant local level strategies and actions.
  • Create political space and influence through their partnerships, actions and learning to influence underlying causes at national and global level.

It contrasts with much of the funded project-work CSOs undertake as it is devoted to building local capacity, without time restrictions or dependence on external funding and priorities. Building capacities for sustainable action and learning strengthens local sustainable development, gradually builds resilience to shocks and stresses of all kinds, and also informs local, national and global policy in support of this.

AFL is an initiative which was developed in response to members' requests for an ongoing relationship with local communities who participate in Views from the Frontline (VFL). It allows follow up on the research gathered in VFL.

AFL objectives

AFL engages at three levels: 1) within individual communities partnered with civil society organisations (CSOs) and other local stakeholders; 2) between local communities; and 3) in local, national and global governance. It has three objectives related to these levels:

  1. Enable CSOs and local communities to work together on strengthening local capacity and leadership to build resilience
  2. Enable CSOs and local communities to learn and share with each other on actions, strategies and innovations to strengthen local capacity to build resilience
  3. Enable CSOs and local communities to share knowledge and create political space to inform  and influence local, national and global governance to build resilience

AFL Methodology

AFL forms part of GNDR’s Frontline programme concept (developed from the original VFL methodology) and is complementary to the activities in that programme. The three components of the methodology reflect the three AFL objectives:

1. Strengthening local capacity to build resilience

‘Resilience profiling’ developed and piloted as part of the Frontline programme forms the basis of this. This activity is a simple participative consultation which has been developed and tested to gather rich data about local experiences of shocks and stresses, capacities, constraints and the ability to achieve change. The participative profiling activity leads to collaborative consultation and learning between a CSO and a local community that defines action plans. The core partners engage other stakeholders, identify resources, take action and conduct reflection to learn from their actions and progress. Through this continuing cyclical process, communities and CSOs strengthen local capacity to build resilience. These steps are all described in the AFL guidelines.

2. Learn and share with each other on actions, strategies and innovations

Through participation in the AFL programme, organisations and communities share action, learning and case studies in online presentations and skype meetings, on the website, and at regional meetings; facilitated by GNDR’s AFL team. This creates opportunities for learning about effective actions, strategies and innovations to be shared between localities, strengthening local capacity to build resilience.

3. Share knowledge and create political space to inform and influence local, national and global governance

The learning and case studies gathered and shared during the AFL programme are based on the resilience profiling methodology which also forms the basis of Frontline. The rich qualitative learning and case studies from AFL complement the wider scale resilience profiling, baselining and monitoring of Frontline, providing concrete practical experience and examples of the opportunities and constraints in strengthening resilience at local, national and global level which are revealed through the Frontline programme. This strengthens the ability of the whole programme to share knowledge and create political space to inform and influence local, national and global governance, addressing the underlying causes that impact local communities.

AFL is not a linear project with a set time frame and specific deliverables, but an ongoing process which consists of 3 components as the diagram below shows.

AFL spiral


Action
: These are ongoing social processes, initiatives and events that usually take place in environments where people with different worldviews and various levels of power and influence meet and participate (positively or negatively) in the action.

Reflection: The conscious effort to understand connections and underlying causes between people, places and events as they relate to risks faced by the community. Without reflection, learning is often superficial and does not lead to a change of thinking, behaviour and attitudes.

Learning: The result of action and reflection. It is more than gathering knowledge; should involve emotions and change understanding and attitudes. Good learning will in the end lead to changed practice and result in effective DRR approaches. Learning can be shared.

Further key elements for a successful AFL process are:

  • Facilitation: The role of the Civil Society Organisations (CSOs) is to support and facilitate the local processes and leadership. The CSO can act as an outside stimulus for reflection and learning, give a power balance to influences within the community and build bridges to decision makers that are not accessible to the local leadership.
  • Partnerships: The success of AFL depends on growing partnerships with other stakeholders (businesses, politicians, technical expertise) at local level but also beyond the immediate community setting. These are important for the sustainability of community activities and to build resilience.
  • Communication and regular connecting with other AFL participants who also work with communities at local level are important for peer support and shared learning. GNDR makes this possible through email list serves, regional Skype calls and occasional face to face meetings.

Action, reflection and learning - to build community resilience

The repeating cycle of reflection, learning and action results in strengthened learning and action as communities build confidence that they can work together and make a difference. There is only so much communities can do and there are usually underlying causes which are beyond their control - decisions about resources, land use, agricultural development, building and other matters which are under the control of local and national government and businesses.

During the process case studies of action and learning reports will be collated. These can be used locally but also shared with other network members and local and national governments and international institutions. This will give local groups a voice beyond their own locality and influence underlying causes. For more information on the AFL methodology please docclick here for a concept note that was developed for the AFL pilot study which was carried out in 2013.

AFL Pilot 2013

The AFL pilot was carried out in 2013 with a small number of GNDR members to test the theory of action, reflection and learning. The pilot was successfully completed in January 2014 with an evaluation and planning workshop in Amman, Jordan.

AFL 2014-15

Following on from the pilot, over 64 national and local Civil Society Organisations (CSO) in 39 countries across the globe will work in 53 communities in a wide range of geographic, social, economic and political contexts. All will explore the risks and hazards they face while sharing and learning from each other on how these can be tackled and adapted to – and ultimately increase their resilience. The AFL process is facilitated at regional level by AFL advisors with support from GNDR Regional Development Coordinators, with global coordination being provided by the GNDR global hub. AFL is supported through funding from OFDA.

Downloads and links

 

Join GNDR as a member

Contactos

Teléfonos: +44 208 977 7726 | 1833 | 2860

Correo electrónico: info@gndr.org

Únete a la conversación

Nos apoyan

usaidhorizontal smallSwitzerland logo-ministry-of-foreign-affairslogo-dfid-1000px

Dirección

Oficina del Nodo Global

Red Global de Organizaciones de la Sociedad Civil
para la Reducción de Desastres
8 Waldegrave Road, Teddington,
Londres
TW11 8HT
Reino Unido

Nodos Regionales »

Miembro de