Español

Aplicación de las enseñanzas de la COVID-19

Anshu A/Unsplash

Prevención y reducción de riesgos para construir un mundo sostenible y resiliente

Declaración del Mecanismo de participación de las partes interesadas de la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNDRR-SEM, por sus siglas en inglés)


UNDRR-SEM es un grupo de organizaciones no estatales que trabajan juntas para apoyar la implementación del Marco de Sendai. GNDR es uno de los dos puntos focales de UNDRR-SEM que coordina las actividades del grupo y su participación junto con las Naciones Unidas.

Mayo del 2020

La COVID-19 ha puesto de manifiesto la precariedad de los sistemas de los que dependen el comercio, los alimentos, la energía, el transporte y las redes de seguridad social. Son los defectos de estos sistemas los que exacerban las condiciones para que un virus surja, se propague y se convierta en una catástrofe mundial. Esta comprensión reciente de nuestra interdependencia ofrece la oportunidad de crear sistemas locales, nacionales y mundiales más fuertes y resilientes.

Aunque estos riesgos afectan a todos,son las personas más pobres y vulnerables las que sufren más. Y a medida que los desastres golpean más fuerte y con más frecuencia, causando más sufrimiento, nuestros presupuestos se ven exigidos hasta el límite, lo que lleva a la adopción de medidas de "rescate" económico que aumentan aún más el riesgo. Si queremos romper este círculo vicioso, debemos adoptar la única solución comprobada: la prevención.

La prevención salva vidas y favorece un futuro más seguro, sostenible y resiliente para todos.

Necesitamos empezar a aplicar con urgencia un enfoque preventivo e informado por el riesgo a toda toma de decisiones y desarrollar marcos de rendición de cuentas para respaldar la divulgación integral de los riesgos y la acción preventiva. Los enfoques que elijan los gobiernos pueden producir un cambio radical en los sectores que intentan salvar y generar un cambio para que todas nuestras conductas y decisiones tengan en cuenta el riesgo.

Los miembros del Mecanismo de participación de las partes interesadas instan a todas las personas, pero sobre todo a los líderes de los gobiernos, a que reduzcan los riesgos, salven vidas y construyan un mundo más sostenible mediante:

1. La implementación de un enfoque preventivo para reconstruir mejor

El Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres (MSRRD) ofrece orientación valiosa para reconstruir mejor con el fin de prevenir las crisis. El MSRRD incluye amenazas biológicas como las pandemias y es la única guía acordada a nivel global para reducir el riesgo. Sin embargo, los responsables de la formulación de políticas han tardado en responder al pedido del MSRRD de elaborar estrategias integrales para abordar amenazas múltiples y de apoyar su implementación con financiación e instituciones bien capacitadas.

El desarrollo informado por el riesgo, tal como recomienda el MSRRD, aseguraría, por ejemplo, que se priorice el acceso a los bienes y servicios para todos los que los necesiten; requeriría sistemas indefectibles en las líneas de comercio y suministro; exigiría que los recursos financieros y de otro tipo puedan asignarse con poca antelación; y alentaría a los miembros de una comunidad tanto a estar preparados como a saber a dónde acudir para obtener orientación precisa. 

2. El compromiso de proteger a los más vulnerables

Una amenaza para uno de nosotros es una amenaza para todos. Cada individuo tiene la capacidad de hacer progresar a su familia, comunidad y nación. Por lo tanto, no debemos dejar a nadie atrás. Nuestra respuesta a la COVID-19 requiere un compromiso firme con este principio. Esto ayudará a construir una sociedad mejor y más accesible y a prevenir estas crisis en el futuro. 

3. El fortalecimiento de un multilateralismo basado en la visión a largo plazo, los valores democráticos, los derechos humanos, la equidad en materia de salud, la accesibilidad, la justicia social y el respeto a la naturaleza

Este momento requiere un sentido consolidado de solidaridad global motivado por el desarrollo sostenible. Los sistemas mundiales impulsados por el afán de una rentabilidad financiera, más que por el bienestar, son una de las principales causas del desarrollo frágil e insostenible. Esto no tiene por qué ser así, como lo demuestran los innumerables ejemplos de generosidad y solidaridad y los llamados por parte del sector privado para que se preste apoyo a los afectados por la crisis.

4. Mensajes coherentes con el asesoramiento médico y la garantía de que la información errónea perjudicial sea rápidamente refutada

La tecnología moderna y las redes sociales tienen la capacidad de informar (o desinformar) a miles de millones de personas en un instante. Por lo tanto, es fundamental que sigamos la orientación de los expertos que proporcionan información precisa, basada en datos y en la ciencia, sobre la mejor manera de comportarse durante una crisis. La Organización Mundial de la Salud ha sido clara en sus recomendaciones desde el comienzo del brote. Sin embargo, se han enviado mensajes contradictorios, ya sea desde un lugar de falsas esperanzas o incluso en interés propio. Además, las decisiones que tomen los líderes deben ser claras y estar basadas en pruebas para que tengan el mayor impacto posible.

5. El aliento de la acción individual apropiada

Cada uno de nosotros debe asumir su parte de responsabilidad en el bienestar de todos y seguir las recomendaciones sobre la higiene y el distanciamiento físico de la Organización Mundial de la Salud, las autoridades nacionales y locales. Se deben alentar las acciones coherentes con esta orientación mediante una comunicación clara, el modelado de un comportamiento apropiado y otros enfoques.

De la crisis surge una oportunidad.

A pesar de la perturbación y el sufrimiento causados por la COVID-19, estamos ante la oportunidad excepcional de desarrollar estudios de casos, enseñanzas aprendidas y directrices de políticas sobre la gestión de riesgos de la pandemia y de compartirlos a nivel mundial. También nos llevará a revisar muchas de las cosas en las que se apoya el mundo moderno, desde la gobernanza, la inversión, la producción y el consumo, hasta nuestra relación con la naturaleza y con los otros, poniendo la reducción de riesgos en un lugar central.

Si aprendemos de este momento y aplicamos enfoques de prevención a largo plazo y de reducción de riesgos ahora y en el futuro, no sólo estaremos mejor preparados y ayudaremos a salvar vidas, sino que también evitaremos futuras crisis y nos encaminaremos hacia el desarrollo sostenible y una mayor resiliencia.

 

Esta declaración fue publicada originalmente en el sitio web de UNDRR.

Únete a GNDR como miembro

Contactos

Teléfonos: +44 208 977 7726 | 1833 | 2860

Correo electrónico: info@gndr.org

Únete a la conversación

Nos apoyan

European Commission words under blue flag with yellow stars    
usaidhorizontal small
UK Government logos 2012 UK AID    australian aid blue and red
Switzerland logo-ministry-of-foreign-affairs
GIZ on behalfof BMZ
Sverige Sweden SIDA Logo

Dirección

Oficina del Nodo Global

Red Global de Organizaciones de la Sociedad Civil
para la Reducción de Desastres
8 Waldegrave Road, Teddington,
Londres
TW11 8HT
Reino Unido

Nodos Regionales »

Miembro de